PREMIO DE ORO A LA FIDELIDAD

Quiero rendiros un homenaje digno a todas/os mis seguidoras/os. Muchas gracias por vuestras visitas a mis BLOGS en el 2010… Os invito a llevaros este regalo para que lo colguéis en vuestros BLOGS… si así lo consideráis oportuno. Un abrazo si...eso. Pero además es un verdadero honor para mi entregárselo a quienes tan dignamente se lo han ganado, como son las personas que hacen de su modo de vida el RECICLAJERealinzando verdaderas obras de arte con el.

martes, 24 de marzo de 2009

NUEVAS MATERIAS PRIMAS
PARA PINTAR.
Nunca segundas parte fueron buenas, pero espero y deseo romper con esa frase tan tradicional, por esa razón y porque me apetece voy a seguir ilustrando por medio del resto de las “acuarelas” que aun conservo, para realizar un pequeño y no pormenorizado recorrido histórico por mi entorno vivencial y en relación con mis pinturas.

Ni que decir tiene que mi inquietud por la pintura continuo durante unos cuantos años mas hasta que mi improvisado maestro de la pintura decidió que era mejor para su salud “y para su propio desarrollo humano y “sexual”, ya que por aquellos años sus apetencias sexuales hubieran podido acabar con él en la cárcel represiva del dictador, lo que hizo trasladándose a un lugar donde pudiera discretamente realizarse como persona.

Mi "Maestro" pintor eligió para vivir un pueblo de la provincia de Guadalajara, muy cerca de Humanes de Mohernando, el pueblo en cuestión se llamaba (y se llama) Razbona un pueblo muy pequeño que tendría alrededor de unos 60 habitantes y sin apenas dotaciones, a excepción de un pequeño comercio, que tenía en muy pocos metros, todo lo necesario para surtir las necesidades de los vecinos inclusive era “bar” también, este comercio en cuestión se encontraba al final del pueblo, antes de llegar al río Sorbe.

De frente al mismo había una fuente pilón, hecho de piedra caliza, que serbia a su vez como abrevadero para el poco ganado del lugar y como medio de distracción por parte de los jóvenes del lugar que lo utilizaban para jugar a “guerras del agua” una forma entretenida de aliviar el calor sobre todo en los meses de verano.

Bueno una vez contada esta pequeña historia del destino de mi "Maestro" pintor, la cual cuento no solo como mera anécdota, si no porque años más tarde y siendo ya mozo, fue mi lugar veraniego de acampada a orillas del río (no quiero malas interpretaciones, que ya os veo venir) en un frondoso bosque de galería propio del lugar y junto a la que llamaban la poza del tío Santos, que tendría más de cinco metros de profundidad con unas aguas muy cristalinas.

Yo continúe pintando como buena mente savia, metiéndome esta vez con materiales nuevos, yo aunque nunca había visitado el Museo del Prado había leído en un libro de los que había en casa de un tío mío llamado Pepe, que era muy ilustrado y que entre los muchos que tenia se encontraba la historia de Goya y de Velázquez, por ello supe que habían otros materiales pictóricos llamados oleos.

Ni corto ni perezoso me puse manos a la obra y empecé a practicar con aceite de linaza y yemas de huevo, con ello conseguí el color amarillo, como había oído a mi abuela decir que la mancha de la mora con otra verde se quita, pensé que las moras podrían ser otro de los materiales para conseguir nuevos colores, el color morado, ya que el azul con yema de huevo añil en polvo y el aceite de linaza de manera más o menos acertada lo tenía conseguido.

Seguí haciendo experimentos con tierras de arcilla, tizas molidas etc. Así conseguí hacerme con una buena combinación de colores base que luego iba combinando hasta tener mezclas más o menos aceptables.

Los pinceles ya los realizaba con materias primas diferentes una vecina mía tenia distintos animales de corral, entre ellos una cerda muy grande pero muy dócil, a la que prácticamente depile todo el cuerpo por medio de unas tenazas de mi abuelo, ¡pobre cerda! Que abría hecho para merecer semejante suplicio, pero que queréis así es la vida y así os la cuento.

Mis improvisados lienzos ya no consistían en cartones y contrachapados (ahora ya era dueño del almacén, al haberse marchado el “dueño” del mismo, mi “Maestro de pintura”, mi imaginación había ido desarrollándose en busca de materias primas pictóricas.

Ya tenía un nuevo material, esta vez fue una falda de mi hermana, que era de una tela parecida a la vaquera pero blanca, ni que decir tiene que tuve que estar desaparecido en combate durante un largo tiempo con el fin de no ponerme al alcance de las manos de mi querida hermana.

Empecé haciendo cercos de madera conseguidos en el “almacén” y clavaba la tela en ellos con ayuda de unos clavos de los que usan los zapateros “tachuelas” de cabeza aplastada y de punta muy fina.

Bueno, ya tenia prácticamente lo esencial y me dispuse a iniciar mi andadura por esta nueva etapa pictórica con materiales muy, pero que muy artesanales y algunos de los resultados los expongo aquí dentro del poquísimo material que he conservado ya que el resto de existir está distribuido entre mis familiares más allegados, eso… si no los han tirado ya a la basura.

Lo dicho, criticas las menos, no por nada, solo es porque ya no sirven para nada, consejos y comentarios, todos, es más me atrevo a sugeriros que no os cortéis, pues en este vuestro blog, no se usan tiritas, si acaso ponerlas vosotros, atrevidos visitantes y como no podría ser menos, las gracias y los abrazos son gratis, así que coger las que queráis si…eso AMIGAS y AMIGOS.

6 comentarios:

Rosario Alvarez Salamanca dijo...

Jose Luis me han encantado las pinturas y los comentarios, gracias por remitirme esta página.

Nombre: Perolo dijo...

Muy buenas, José Luís me gustan mucho las dos del campo de golf.
La cinco y la siete empezando desde arriba, me paece...

Que digo yo que si con esos materiales le salían esas cosas tan aparentes, no imagino lo que haría usted con ganas de mear estando delante de una tapia, lo mismo otra obra de arte, que siendo usted un portento, ...por tanto genio y arte que lleva en su mismos interiores...no ha de amilanarse por la escasez de Pincel,que en habiendo cerda a la que quitar unos pelillos para echarlos a ala mar...., ahora que lo pienso esto me esta quedando un tanto confuso...No estoy comparando no señor, bueno ya me entiende que como siga explicando al final la lió.

Que tenga un buen dia. AAAAAAadios.

CERROJA dijo...

De nuevo nos sorprendes con tus dotes artísticas.Espero ansiosa con qué nos volverás a sorprender en tu próxima entrada, seguro que con alguna obra de maestro cosagrado.
Que nada, que me encantan las pinturas, que soy una admiradoda de todas las artes.
Un abrazo.
CERROJA

gopala dijo...

como te dije!!! estoy mas que enojadaaaa!!! estoy enca.... bueno, ya para que, espero este si se publique... te decia,me gustaron tus pinturas, jejejejejej, y sigo con lo de tu hermana, como que quitarle la falda y el fleco, no no no!!! ya veremos que nos cuentyas despues...
un abrazo amigo, un besoo y seguimos con las rimas???

lua gopala

Anónimo dijo...

Como te dije ¡Estoy más que enojada! Estoy.... bueno, ya para que, espero que este si se publique... te decía, que me gustaron tus pinturas, jejejejeje, y sigo con lo de tu hermana, ¿como que quitarle la falda y el fleco?, no no no!!! ya veremos que nos cuentas después...
un abrazo amigo, un beso y seguimos con las rimas??? lua gopala

Jose Luis Hernandez dijo...

Querida “que no querindonga” AMIGA CERROJA, permíteme que parafrasee la tuya, “sorprendes” tu sí que me sorprendes a mí, con tu ¡sorprendente! saber hacer y estar, “dotes artísticas” son las que emanan de vuestra AMISTAD y que a mí me impregnan de parabienes el alma, “espero ansiosa” el que espera desespera y un buen amigo no debe de generar ansiedad a su amistad,
“Maestro consagrado” si maestría viene de maestro y yo entiendo que si, solo sé que no sé nada AMIGA CERROJA, pero sigo aprendiendo día a día con el buen hacer de los demás y si como pienso “luego existo” consagrado, tiene afinidades eclesiásticas (de consagrar), que por otra parte seria de respetar, yo a estas alturas, quisiera ser consagrado, ¡SÍ! pero con el don de la humildad. Un abrazo si… eso
Y “arte” la que tú derrochas en tus escritos, mi niña, con cariño con mucho cariño AMIGA. José Luis.